play_arrow

keyboard_arrow_right

Listeners:

Top listeners:

skip_previous skip_next
00:00 00:00
chevron_left
  • cover play_arrow

    VOX MORELIA 103.3 FM

Opinion Vox

DE INTERÉS PÚBLICO: SIEMPRE HAY UN VIDEO

today8 de junio de 2023 2

Fondo
share close

El mundo está harto de estadistas a quienes la democracia ha degradado convirtiéndolos en políticos

Benjamín Disraeli (1804-1881) Político británico

Solo en un país como México, donde la ley y el estado de derecho se hacen cera y pabilo, puede pasar que militares asesinen a cinco civiles y no pase nada, absolutamente nada. En cualquier otro lugar, el secretario de la Defensa ya habría presentado su renuncia o bien el presidente lo habría renunciado. Pero no en México.

El 18 de mayo se presentó como información oficial un “enfrentamiento” entre civiles y militares en Nuevo Laredo, producto del cual cinco de los primeros perdieron la vida. Empero, ahora ha salido a la luz un video que prueba que los civiles fueron fusilados por los militares, luego de que aquellos chocaron en el vehículo en el que viajaban perseguidos por los elementos castrenses.

Los cinco civiles fueron bajados de su vehículo aún con vida, pero fueron colocados frente a una barda y ajusticiados por los militares. De no haber existido ese video, nos quedaríamos con la versión oficial de que se había tratado de un enfrentamiento. De hecho, los soldados disparan en derredor para simular el enfrentamiento y manipularon la escena con el mismo fin.

Ciertamente los civiles no eran, por lo que se sabe, ciudadanos “de bien”, sino delincuentes, pero ello no justifica el fusilamiento. El video evidencia la impunidad con la que suelen actuar las fuerzas armadas en tareas de seguridad. Delincuentes o no, no correspondía a los soldados juzgar. En todo caso su obligación era detenerlos y ponerlos a disposición del Ministerio Público. Caso contrario, se corre el riesgo de que los militares vayan decidiendo discrecionalmente en qué casos detienen a supuestos delincuentes y en qué otros de plano los asesinan. Como para alarmar al más ecuánime.

Pero ni el presidente López Obrador ni los jerarcas de la Sedena muestran mayor preocupación por un hecho que, repito, en cualquier otro país ya habría originado la renuncia del secretario de la Defensa. Hoy, el manto protector que se tiende desde Palacio alcanza para eso y más. Otra de los riesgos de la militarización, para quien aún no los dimensione.

Y a la pesadilla ya solo le quedan 483 días.

twitter@jaimelopezmtz

Escrito por Jaime López Martínez

Rate it

Comentarios de las entradas (0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


0%